Calidad Radiológica

Contamos con profesionales altamente cualificados con mas de 15 años de experiencia

Medida de Gas Radón

¿Qué servicios podemos ofrecerles?

Nos desplazamos a sus instalaciones para realizar medidas del nivel de concentración del Radón.

Realizamos un informe completo con los valores obtenidos y le proponemos acciones correctoras si las medidas de concentración superan el nivel de referencia fijado por la ley.

¿Qué es el Gas Radón?

El radón es un gas radiactivo que no tiene color ni olor y proviene de la descomposición radioactiva natural del uranio, un elemento que está presente en las rocas, el suelo y el agua.

El radón tiene tendencia a desplazarse desde el subsuelo hacia el exterior, hasta el aire que respiramos.

En general, en el aire exterior los niveles de radón representan un riesgo mínimo para la salud ya que se diluyen en la atmosfera alcanzado concentraciones muy bajas. Sin embargo, éste puede acumularse a niveles perjudiciales para la salud en el interior de cualquier edificio, incluyendo oficinas de trabajo, donde las personas permanecen un elevado número de horas

El radón es la fuente de radiación más importante a la que está expuesto el público en general, contribuyendo un 43% de la dosis total.

¿Qué efectos produce sobre la salud?

El radón es considerado cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de acuerdo con la International Agency for Research on Cancer (IARC) y la Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency -EPA) de EE.UU., que lo clasifican como carcinógeno del Grupo 1 y del Grupo A, respectivamente.

Concretamente, el principal efecto adverso derivado de la inhalación de radón y en especial de sus productos de desintegración es el riesgo de cáncer de pulmón

El radón, como gas, no es retenido de forma significativa en el tracto respiratorio. Sin embargo, un 90% de sus descendientes (productos de la descomposición radioactiva) puede estar unido a partículas de aerosoles presentes en el aire, las cuales, en función de su tamaño, pueden ser retenidas a distintos niveles del sistema respiratorio.

¿Qué legislación le aplica?

El pasado 26 de enero de 2012 fue publicado en el BOE la Instrucción IS-33, del Consejo de Seguridad Nuclear, sobre la aplicación de criterios radiológicos para la protección de los trabajadores frente a la radiación natural.

Según esta instrucción en cuevas, galerías, establecimientos termales y zonas identificadas por sus valores altos de radón se deberán medir las concentraciones de este Gas.

Si los valores de dicha concentración en lugares de trabajo superan los establecidos en la norma se requerirán medidas correctas o dispositivos de vigilancia.

Así mismo el titular de la actividad deberá realizar una reevaluación de la exposición cada cinco años para asegurar que se mantiene por debajo de lo exigido.